-->

Búsqueda Google

Custom Search

lunes, 13 de junio de 2011

Hogar en el correo

El edificio de correos de Paintsville, Kentucky, construído en la década de 1930, fue convertido, tras una paciente y amorosa labor de restauración, en una lujosa y comfortable vivienda.

El sólido edificio de estilo neo-georgiano estaba repleto de recuerdos familiares.  Con su exterior de ladrillo a la vista, las gruesas paredes interiores de concreto, y su esqueleto de acero, la estructura estaba, y aún es, sólida como una roca.

Cuando Sarah, su actual dueña, iba a la escuela primaria que está en la misma manzana, los alumnos aprendían que, en caso de un ataque aéreo, debían  correr a refugiarse al sótano del correo.

Cuando su dueña lo adquirió por USD 162.000, el interior del edificio estaba en malas condiciones.  Muchas de las habitaciones estaban pintadas de pies a cabeza de azul, color  distintivo del correo.  La mayoría de los pisos estaban cubiertos con linóleo.

Sin embargo, el edificio de Correo conservaba tantos de los detalles del período en el que había sido construido -baldosas de terracota, mesadas de mármol, planchas de granito rosa en las paredes, que Sarah decidió encarar el projecto de restauración.

Preservó muchos de estos detalles en el antiguo lobby, que ahora sirve como salón de entrada y living formal.  Los techos originales de 4.80 metros de altura fueron bajados 60 centímetros para poder pasar y esconder las cañerías y ahorrar energía.

Durante el proceso de demolición, rasqueteado de pintura, cambio de pisos decrépitos, aparecieron piezas de correo que no habían sido entregadas, memorabilia postal de la época y asombrosos detalles estructurales: pasadizos secretos que permitían que el Jefe de Correos pudiera ir y venir por dentro de las paredes, espiando a sus empleados.  Algunos de esos pasadizos fueron convertidos en roperos.  

Las escalerillas que comunicaban un piso con el otro se conservan junto con otros objetos de colección que fueron apareciendo.



En sus años de apogeo, la planta baja estaba dividida en un espacio público y espacios privados separados por una pared formada por casillas postales de bronce.  Aunque las casillas estaban en el lugar cuando Sarah recorrió el edificio por primera vez, para el momento en el que adquirió la propiedad, muy a su pesar, las mismas habían sido retiradas por el gobierno federal y vendidas como chatarra.  

Para reemplazar esa partición y mantener la separación de los ambientes, eligió muebles de madera hechos a medida y una chimenea doble.  

De un lado,  se encuentran el antiguo lobby, ahora sala de entrada y living formal.  Del otro lado, la enorme sala de clasificación de correspondencia se dividió en zonas que alojan el gran sitio de estar, la cocina y alacena.

Aquí, los muebles en madera de cerezo incorporados maximizan el espacio de guardado de la cocina sin bloquear el ingreso de luz del exterior que se filtra a través del antiguo enrejado del lobby.


Entre los dos, la otrora oficina de giros postales sirve como comedor; la gran caja fuerte, aún funcional, fue equipada con gabinetes en madera de cerezo para guardar la colección de vajilla y piezas de plata. 


 


 






El estudio revestido con bibliotecas de piso a techo está inspirado en el refugio de Henry Higgins del musical "My Fair Lady" (Mi Bella Dama).

¡Tener una biblioteca así sería un sueño hecho realidad para mí!

Una pasarela nueva transformó un área abierta cerca de la escalera original en una biblioteca de doble altura.  Las molduras que se encontraban en otras áreas  de la casa fueron reubicadas, pintadas e instaladas como terminación en la biblioteca.  

La mesa fue rescatada del lobby.  El tratamiento del cielorraso permite esconder las antiguas cañerías.

Una nueva chimenea doble ocupó el lugar de la ventanilla de franqueo, convirtiéndose en el punto focal del gran sitio de estar, y área informal.  

Los enrejados de hierro diseñados para separar el lobby de las oficinas se mantuvieron en su lugar, permitiendo el paso de la luz del sol que fluye a través de los enormes ventanales del edificio a las áreas cercanas.  

 






El baño de hombres del primer piso -completo con la pileta, inodoro antiguo y una antigua ducha Kohler- todavía funcionaba perfectamente así que sólo se modernizaron las piletas.

 







Parte de la dársena de carga del correo se convirtió en una terraza, con la incorporación de puertas ventana de vidrio repartido y una baranda y columnas de material.

El hogar que Sarah y su marido han creado en la antigua oficina de correos de Paintsville cuenta con un gran dormitorio principal en suite, cuatro baños espectaculares, una chimenea doble que une la opulenta sala revestida en madera con un sitio de estar más informal.






En la planta baja, el living formal recibe a los huéspedes en lo que solía ser el lobby.  

La oficina del jefe de correos es ahora un escritorio, la oficina de giros postales aloja al comedor y su gran caja fuerte contiene la vajilla y platería.  

Detrás del enrejado del lobby, la sala de clasifición de  correspondencia ahora aloja una nueva cocina, el sitio de estar, y, alrededor de la estructura de la escalera principal, una biblioteca de doble altura.  







Una habitación para jardinería y un jardín de invierno de techos vidriados se abren hacia la terraza, en la antigua dársena de carga.

Fuentes:
http://www.thisoldhouse.com/toh/photos/0,,20052847,00.html
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...