-->

Búsqueda Google

Custom Search

miércoles, 20 de julio de 2011

Torta del Diablo

Estos días feos, lluviosos, grises, fríos, se prestan para quedarse en casa y disfrutar el calor de hogar.  ¿Por qué no invitar un par de amigas a tomar el té o un cafecito, charlar hasta que se ponga el sol y agasajarlas con una torta casera?

Esta receta que les acerco hoy se prepara en un abrir y cerrar de ojos.  Es una de esas recetas que siempre nos hace quedar bien, ya sea que la prepares a las apuradas o dedicándole todo el tiempo del mundo.  Nunca defrauda.

Es riquísima sola, solita y sola como sale del molde.  Se puede cortar al medio y rellenar.  La podés recubrir con dulce de leche o espolvorearla con azúcar impalpable.  Es re gauchita y sabe llevar con prestancia cualquier aderezo.

A mí me gusta simple, sola, acompañando un pocillo de café, o como broche de oro a la hora del té.

Es una gran favorita entre los chicos.  ... y ellos saben lo que quieren.  Mimalos con una receta casera.   ¿Están aburridos de estar adentro porque estos primeros días de vacaciones de invierno han sido tan feos?  Invitalos a calzarse un delantal, hacerse amigos del batidor y ¡a cocinar se ha dicho!.


TORTA DEL DIABLO

INGREDIENTES:

1 3/4 tazas de harina leudante
1 1/2 tazas de azúcar
1 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de sal
1/2 taza de cocoa (chocolate en polvo amargo)
1/2 taza de manteca (blanda)
1 taza de leche
1 cucharadita de vainilla
3 huevos



PREPARACION:

Tamizar juntos los ingredientes secos (harina, azúcar, bicarbonato de sodio, sal, chocolate amargo en polvo) en un bowl.

Bajo el bowl coloco una tira de esos protectores plásticos que venden para los estantes.  Sirve para que el bowl no se resbale cuando bato (también lo uso bajo la tabla de picar)




Si son muy perfeccionistas, pueden tamizarlos sobre un papel de cocina y repetir el proceso dos o tres veces.  Así lo hace una de mis tías.  En mi mejor día, lo hago una sola vez.

Agregar la manteca (bien blanda) y mezclar.  Les recomiendo mezclar todo con un tenedor o una espátula.  Si a esta altura tratan de hacerlo con la batidora, volará polvo de la mezcla por toda la cocina.

Luego añadir la leche y la vainilla.

Batir bien por 2 minutos (300 batidas a mano).

Como verán, en este paso ya pueden usar la batidora (con precaución hasta que todos los ingredientes se integren).  Mi madre aún lo hace a mano, con un tenedor, de ahí la explicación de contar unas 300 batidas.  

Cuando preparaba esta receta en mi adolescencia, recuerdo mi concentración para contar y no perder rastro de las 1, 2, 3, ... 40, ... 99, ...., ... ¡300!





Agregar los huevos de a uno, incorporar a la mezcla, y batir otros 2 minutos (300 batidas).












 



Verter en un molde savarín enmantecado y enharinado.

Si lo quieren preparar para una reunión de chicos, por ejemplo, pueden hacerla en un molde rectangular, para cortar en cuadraditos.  Tengan en cuenta que, en ese caso, puede requerir unos minutos menos de cocción.

 




Cocinar en horno precalentado, moderado 40/45 minutos o hasta que al insertar un escarbadientes en el centro, éste salga seco.

Dejar entibiar en el molde. 



Luego, con la ayuda de un plato, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.   


       




Esta receta participa de:

  





Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...